El 21 de junio se celebra el Día Mundial del Yoga que coincide con el inicio del verano en el hemisferio norte y qué mejor que aunar las dos celebraciones en una. Para ello, hoy os traemos un post con las mejores posturas de yoga en la playa. Sol, verano y yoga.

1. La postura del guerrero I

Postura que ayuda a estirar la parte superior del cuerpo mientras fortalece piernas y mejora la resistencia, por eso es una postura muy adecuada para la playa, ya que la arena hará que estés en más desequilibrio y te ayudará a fortalecer más el tren inferior. Desde la posición de pie, damos un paso hacia atrás y flexionamos la rodilla delantera sin legar a sobrepasar la punta del pie. Una vez estemos posicionados, subimos los brazos paralelos a nuestros lo máximo que podamos y mantenemos nuestra cabeza erguida.

2. Postura del árbol (Vrksasana)

Esta postura también ayuda a fortalecer la musculatura inferior del cuerpo a la vez que mejora notablemente nuestro equilibrio y ayuda a abrir las caderas. De pie, con la espalda y cabeza erguidas, fijamos nuestra mirada en un punto del horizonte marino y conforme inspiramos, levantamos nuestro pie izquierdo para apoyarlo en nuestro muslo derecho. Una vez hayas tomado la posición de las piernas, junta las manos en el pecho como si fueses a orar y con un movimiento suave levántalas por encima de la cabeza.

3. Postura del perro boca abajo. (Adho Mukha Svanasana)

Con esta postura, te aprovecharás de los beneficios de las posturas invertidas, irrigando tu cerebro, abriendo los hombros y reforzando la parte superior de la espalda. Coloca tus rodillas y manos en la arena. Inspira y levanta las caderas mientras estiras tus piernas presionando pies y manos contra el suelo. Relaja cabeza y cuello hacia el suelo y respira..

4. Postura del perro boca abajo en tres apoyos.

Desde la posición de perro boca abajo, cuando te sientas cómodo, levanta una de tus piernas, la que tu prefieras y estírala hacia el cielo sin girar tu tronco ni tu pie de apoyo. Aguanta unos segundos y alterna con la otra pierna.

5. Postura de los pulgares (Padangusthasana)

Una postura que aporta flexibilidad a las piernas trabajando esta musculatura. Además, ganarás mucha flexibilidad en la espalda y mejorará tu postura corporal. Una postura muy difícil pero satisfactoria. Si ya estás iniciado en el yoga, prueba este asana en la playa. Empieza de pie y respira hondo. Separa las piernas unos 20 cm y expulsamos el aire mientras doblamos el cuerpo hacia adelante, bajando el torso y cabeza a la vez hacia el suelo. Metemos los dedos índices y corazón de cada mano entre el pulgar y el segundo dedo del pie y agarra el pulgar. Estira la espalda y las piernas totalmente. Realiza un par de respiraciones y mientras expulsas todo el aire, pon tu cabeza entre las rodillas.

6. Postura de la media luna. Comenzamos de pie con las piernas separadas un metro. Giramos el pie derecho hacia la derecha, pivotando sobre el talón. Dobla la rodilla hasta sobrepasar la punta del pie e inspira. Apoya tu mano derecha en el suelo con los dedos estirados y juntos. El apoyo debe realizarse lo más adelantado del pie posible sin llegar a levantar el pie izquierdo. Una vez estés apoyado, mira hacia arriba y pega la mano izquierda a tu muslo izquierdo. Lleva el peso de tu cuerpo hacia la mano derecha que tienes apoyada en el suelo y levanta la pierna izquierda hacia el cielo. .

7. Asana de la vaca.

En posición cuadrúpeda, respira profundamente. Eleva la pelvis y la cabeza a la vez todo lo que puedas bajando el estómago. Aguanta unos segundo y expulsa el aire lentamente mientras vuelves a la posición cuadrúpeda. Puedes unir este asana al asana del gato y aliviarás el dolor de espalda.

8. Pose del cangrejo.

Tómate un minuto de relajación y disfruta de la playa y sus sonidos. Siéntate en la arena y pon tus palmas sobre los muslos mientras tus dedos apuntan hacia ti. Respira profundamente y al exhalar levanta la cadera hasta alinear los muslos, tu torso y tus hombros. Disfruta y relájate.

Con estos sencillos asanas, disfrutarás de un poco de ejercicio en la playa durante el verano. Además, el sonido del mar, de los pájaros, el aire libre y el sol, te ayudarán a relajarte y disfrutar del momento, ¡pruébalo!.